INTRODUCCIÓN

 

Publiqué mi primera fotografía cuando tenía 11 años. Era el reportero gráfico más joven de la prensa. Por eso me pusieron mi apodo “El Niño”. La tomé con una cámara Brownie. No tenía una educación en el campo de la fotografía, para nada. Aprendía de otros  fotógrafos de la prensa con quienes trabajaba y de los comentarios de los editores. Conocí el trabajo de Nacho López y Héctor García pero no diría que me influenciaron. Yo era mucho más autodidacta. Pienso que la más importante influencia de mi trabajo siempre han sido las películas norteamericanas, las películas de gángsters. De niño yo iba al cine y me sentaba al frente, a veces veía la misma película si podía. La calle donde yo vivía, San Juan de Letrán, tenía muchos cines y me gustaba ir yo solo, y ver las películas de Edward G. Robinson y Humphrey Bogart. Pienso que el cine y la luz de esas películas fueron lo que más me impactó. A veces fotografiaba alguna tragedia en la ciudad y me preguntaba si estaba en México o en alguna de esas películas. He visto de todo: choques de autobuses, choques de aviones, de carros, carros con autobuses, carros y trenes, accidentes de bicicleta. He estado en la escena del crimen, de asesinatos, a veces de asesinatos por cosas muy tontas, crímenes pasionales, donde familias enteras fueron impactadas por un momento donde se perdió el control. He visto tiroteos, ahogamientos y apuñalamientos. Una persona moría y su familia se quedaba sin ingreso, o un hombre terminaba en prisión y su familia sufría por eso.  He visto fuegos y explosiones y todo tipo de desastres, pero lo que siempre me fascinaba era la gente que venía a ver. Los Metiches, mirones, curiosos, chismosos. Si me preguntan porque miran, es porque sienten alivio de que son los testigos y agradecen que no son la víctima, o su curiosidad es simple fascinación por la muerte. Pienso que es mucho más simple que todas esas teorías. No importa de donde venga la gente, les gusta entretenerse y les gusta el espectáculo y el chisme. ¡Por eso las películas de acción son tan populares!. Un buen accidente, atrae a la gente…y siempre es un gran negocio para los vendedores de helado.

Enrique “El Niño” Metinides. 2011 Ciudad de México.  En entrevista con Trisha Ziff.

Este proyecto es una coproducción de 212BERLIN. realizado con el apoyo de
logos_fonca_mini